Archivos Mensuales: octubre 2012

Los nutricionistas y los seguros de asistencia sanitaria: choque de culturas

Estándar

Hace unos días mantuve una conversación telefónica con el Director Médico de un seguro de asistencia sanitaria para informarme de las condiciones y requisitos para formar parte del cuadro de asistencia sanitaria del mismo. En un primer momento no hubo ninguna pega por su parte al comentarle que era nutricionista, así que hoy acudí a las oficinas de esta empresa con mi documentación bajo el brazo.

Cuando me presento y entrego todo el papeleo como si de la compra de un piso se tratara, el Director me dice que creía que era endocrina y que, al no ser así, no podía entrar en el cuadro porque “ellos no llevan temas estéticos”. Es curioso, porque en ningún momento de la conversación telefónica yo le comenté que fuera endocrina, por lo que tal asociación ya me demostraba que el caballero que tenía en frente no tenía ni la mismísima idea de que el dietista-nutricionista es un profesional sanitario y que endocrinología y nutrición no son sinónimos. Eso por un lado, pero que me soltara que la nutrición sólo se dedica a la estética, ya remató la faena. He de decir que no es la única aseguradora que no cubre esta especialidad, pero en ninguna me respondieron de manera tan despectiva. Está claro que la ignorancia es muy atrevida.

Los que me conocen ya sabrán que no pude mantenerme callada y le solté la retahíla de leyes, definiciones varias y alguna que otra opinión personal. Otra cosa no, pero relajada sí que me he quedado.

Para el que pueda interesarle, podéis leer  una declaración de postura de la AEDN sobre la incorporación del D-N en el SNS (aquí)

Queridos colegas D-N, sé que esta situación es muy frecuente en nuestra profesión, lamentablemente, pero estoy convencida de que con el tesón y el trabajo de todos, conseguiremos el reconocimiento que se merece.

Día Mundial del Ictus

Estándar

 

El ICTUS es una enfermedad neurológica producida cuando el flujo sanguíneo del cerebro se interrumpe. Puede ser una interrupción por una obstrucción en un vaso sanguíneo (Ictus ISQUÉMICO), o puede producirse la ruptura del vaso, causando un sangrado dentro del cerebro (Ictus HEMORRÁGICO).

El ATAQUE ISQUÉMICO TRANSITORIO (AIT) es un tipo de ictus isquémico que, como su propio nombre indica, es temporal, con una sintomatología de minutos y recuperación menor de 24h. Supone un aumento del riesgo de padecer un ictus.

Se trata de una patología de alta prevalencia y elevada mortalidad, con un fuerte impacto social. Además, debido al envejecimiento de la población y a un estilo de vida cada vez más alejado del considerado saludable, se espera que aumente el porcentaje de pacientes en los próximos años. Por todo ello y, porque además supone un gasto sanitario elevado por el carácter crónico de aquellos que superan un ictus, es un buen día hoy para hablar de la importancia de la nutrición en la prevención y tratamiento de esta enfermedad.

No todos los Factores son modificables, pero entre los que sí lo son contamos con:

  • Hipertensión Arterial
  • Obesidad
  • Dislipemias
  • Diabetes Mellitus
  • Tabaco, alcohol y otras drogas

¡Vaya!, con este panorama yo creo que debemos empezar a cuidar nuestra alimentación desde ya. ¿Cómo?:

  • Deja a un lado el salero. Tus platos estarán igualmente sabrosos si utilizamos especias, hierbas aromáticas y técnicas culinarias que potencien su sabor. 
  • No abuses de grasas saturadas y colesterol. ¡Tus arterias no se lo merecen! 
  • Aumenta el consumo de pescado, frutas, verduras y cereales. ¿Dónde hemos dejado nuestra maravillosa Dieta Mediterránea?
  • Manténte en un peso adecuado. La estética es lo de menos, hazlo por tu salud.
  • Realiza ejercicio físico, manténte activo. Te sentirás mejor. Eso sí, cada persona debe adaptarlo a su estado de salud e ir aumentado en intensidad paulatinamente y bajo supervisión; ¡no vale querer ejercitarnos por encima de nuestras posibilidades desde el primer día!
  • Abandona el hábito tabáquico, consumo de alcohol y otras drogas

¿Y si ya he sufrido un Ictus? ¡Mejor tarde que nunca! Cuida tu alimentación, mejora tus hábitos de vida y evita el sedentarismo en la medida de lo posible (rehabilitación, cambios posturales, paseos…)

El grado de discapacidad tras sufrir un ictus varía de una persona a otra. Es frecuente que, además de los problemas de movilidad, exista dificultad en la deglución, disfagia, estreñimiento, úlceras por presión, etc. 

En todo ello, la nutrición tiene un papel clave y debe ser el dietista-nutricionista el especialista encargado de asegurar un estado nutricional óptimo, con una alimentación adaptada a cada paciente para, no sólo asegurar los requerimientos nutricionales, sino potenciar el estado de salud y facilitar la recuperación.

Anticoagulantes y alimentación

Estándar

La semana pasada se celebró en Sevilla un Congreso de Enfermedades Cardiovasculares de manos de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Entre las ponencias, se trataron las ventajas y particularidades de los nuevos anticoagulantes. 

Dentro de unos días se celebrará el Día Mundial del Ictus, que,  como ya sabemos,  es una de las mayores consecuencias de la Fibrilación Auricular. 

En este vídeo, el Dr. José Ramón González-Juanatey, nos habla de la aparición de esos nuevos anticoagulantes, pasando antes por el tan famoso Sintrom que, como bien dice, es un fármaco interesantísimo pero con ciertas limitaciones como es la interacción que presenta con ciertos alimentos. ¡Sí, han leído bien, la INTERACCIÓN FÁRMACO – NUTRIENTE existe! Mis pacientes a veces se extrañan cuando, en la primera consulta, les pregunto por la medicación que toman e insisto en que me hagan saber cualquier cambio en su tratamiento. Y es que los alimentos, al igual que los fármacos, bien utilizados nos salvan la vida pero su mal uso puede perjudicar nuestra salud.

Os dejo con el citado vídeo (aquí), aunque antes he de decir que echo de menos la mención del papel del dietista-nutricionista (imprescindible en patología cardiovascular) y la necesidad de su inclusión en el Sistema Nacional de Salud para que verdaderamente podamos hablar de excelencia sanitaria.

Día Mundial de la Osteoporosis

Estándar

Cuando hablamos de osteoporosis, hay dos conceptos que solemos asociar: Menopausia y Calcio. Es por eso que, en un humilde intento por hacer llegar de una manera fácil mis conocimientos nutricionales, voy a centrarme en explicar (brevemente) aquellos factores de riesgo que predisponen a que la osteoporosis “se haga hueco” en nuestro esqueleto y cómo podemos retrasar y/o frenar esta circunstancia con una adecuada alimentación y estilo de vida. Y si de paso desterramos algunos mitos que pululan alrededor, mejor que mejor.

¿Cómo podemos definir la Osteoporosis?

Se trata de una enfermedad esquelética caracterizada por una resistencia ósea disminuida que predispone al individuo a un mayor riesgo de fracturas (NIH, 2001).

Desde el nacimiento hasta la 3ª década, va incrementándose progresivamente la densidad mineral ósea hasta alcanzar el “pico de masa ósea”, que permanecerá más o menos estable hasta la 4ª década, momento a partir del cual el balance empieza a negativizarse, acelerándose con la llegada de la menopausia en al caso de las mujeres. Por eso, entre otros factores, la osteoporosis afecta a un mayor número de mujeres que de hombres (relación 2:1).

Factores de Riesgo (FR)

a) FR elevado (criterios mayores: Riesgo Relativo (RR) asociado a fracturas es igual o mayor a 2 veces con respecto a la población sin FR):

  1. Fractura previa por fragilidad
  2. Antecedente familiar de fractura de cadera (padres o hermanos)
  3. Edad mayor o igual a 65 años
  4. Índice de Masa Corporal <20 kg/m2
  5. Tratamiento con glucocorticoides
  6. Fallo ovárico prematuro sin tratar
  7. Caídas en el último año
  8. Hiperparatiroidismo
  9. Trastornos del Comportamiento Alimentario
  10. Malnutrición crónica y malabsorción

b) FR moderado (criterios menores: 1>RR<2):

  1. Consumir más de 3 unidades de alcohol/día (unidad=8-10g alcohol)
  2. Ser fumador
  3. Diabetes Mellitus 1
  4. Artritis reumatoide
  5. Hipertiroidismo
  6. Sexo femenino
  7. Menopausia temprana (40-45 años)

 

Prevención-Tratamiento dietético-Estilo de vida

-CALCIO

Es importante seguir una dieta con un aporte adecuado de calcio para mantener una correcta salud esquelética.

Una ingesta de 1000-1200 mg Ca/día parecen disminuir un 12% el riesgo de fractura de cadera

-VITAMINA D

Su déficit disminuye la absorción de calcio, con un aumento de paratohormona (PTH).

Se recomienda una ingesta de 400-800 UI

Exposición moderada al sol

*Tanto en el caso del Calcio como de la Vitamina D, si las cantidades recomendadas se obtienen a través de la alimentación, no es necesario suplementarlos. De una u otra manera, están indicados si la ingesta es insuficiente, como tratamiento preventivo y si existe tratamiento con glucocorticoides.

-FÓSFORO

Su exceso altera el remodelado óseo al estimular la secreción de PTH. Aditivos y alimentos procesados lo contienen.

-CAFEÍNA

Por su efecto diurético, aumenta la excreción urinaria de calcio. Su consumo excesivo (>4 tazas café/día) aumentan el riesgo de fractura por fragilidad

-TABACO

Influye en el tejido óseo porque disminuye la absorción intestinal de calcio y aumenta el catabolismo hepático de los estrógenos.

-ALCOHOL

Reduce la masa ósea y aumenta el índice de fractura

-SOJA: de nuevo en entredicho

Los estudios realizados hasta ahora son de escasa calidad, por lo que los resultados aportados sobre si su consumo resulta o no beneficioso para la masa ósea no son significativos e, incluso, existen contradicciones.

-PESO ADECUADO

Conseguir un peso adecuado. Un peso menor del óptimo aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis

-EJERCICIO FÍSICO

Permite aumentar la fuerza y masa muscular, disminuyendo así el riesgo de caída. Todo ello, sin contar con el resto de beneficios, ya por casi todos conocidos, de su práctica habitual.

Se aconsejan 30 minutos en adultos y 60 minutos en la infancia-adolescencia, con una frecuencia de 1-3 sesiones semanales (al menos) y, eso sí, siempre adaptado a la condición física de cada persona.

Espero haber resuelto dudas o corroborado evidencias. Cualquier consulta podéis hacerla mediante comentario o correo electrónico. Además, en futuras entradas también iré desarrollando aquellos temas que me solicitéis.

Día Internacional contra el Cáncer de Mama

Estándar

Con motivo de la celebración del Día Internacional contra el Cáncer de Mama, aprovecho para tratar la influencia de la alimentación en el mismo y de la importancia de la nutrición no sólo durante el proceso oncológico sino también en su prevención.

Son muchos los factores relacionados con su aparición que no podemos controlar. Afortunadamente, sobre la alimentación y el estilo de vida sí podemos actuar, por lo que se hace aún más importante si cabe el papel de la nutrición y lo que ésta puede hacer por nuestra salud.

-Obesidad: un motivo más para mantener los kilos a raya

La obesidad hace que aumente la cantidad de estrógenos, aumentando el riesgo de padecer cáncer de mama en mujeres postmenopáusicas (Instituto Nacional del Cáncer de EEUU). Además, la obesidad, sobre todo mórbida, en las mujeres se asocia con una edad más temprana de diagnóstico de cáncer de mama (ver)

-Lípidos de la dieta

El tipo y la cantidad de grasa ingerida influyen en la promoción de la carcinogénesis mamaria e incluso en su iniciación

*Ácidos grasos estimuladores: omega -6 (aceites vegetales como maíz y girasol

*Aceite de oliva virgen: el ácido oleico que contiene y otros componentes bioactivos parecen tener un papel protector al conferirle a los adenocarcinomas mamarios un comportamiento clínico compatible con una menor agresión biológica, además de unas características morfológicas de mayor benignidad (ver)

*Ácidos grasos Saturados: su consumo excesivo aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama

*Determinados ácidos grasos (oleico) pueden mejorar la respuesta de las células tumorales mamarias al tratamiento con distintos agentes terapéuticos (ver)

-Efecto protector de los alimentos:

*Aceite de oliva virgen

*Omega-3: parece disminuir el riesgo de cáncer

*Antioxidantes (vitaminas A, C, E, beta-carotenos, selenio, zinc…) : bloquean el efecto dañino de los radicales libres. Es preferible aportarlos con la alimentación en lugar de suplementarlos

*Fibra:  Su ingesta se relaciona con menor incidencia de cáncer

*Aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres y cereales

*Agentes bioactivos, como los isotiocianatos presentes en las brasicáceas (brócoli, coliflor…) son agentes quimiopreventivos, proapoptóticos y antimitóticos

-Soja: la polémica está servida

El efecto estrogénico de sus isoflavonas no deja indiferente: unos creen que la unión de éstas a los receptores de estrógeno hacen que la soja sea un alimento preventivo; otros, sin embargo, consideran que inhibe el efecto del tamoxifeno y que no deben consumirla las mujeres con cáncer o alto riesgo de presentarlo.

No hay pruebas suficientes para recomendar su consumo específico para la prevención

Lo mejor siempre será una dieta variada, equilibrada y saludable, rica en vitaminas y minerales y pobre en grasas saturadas, utilizar aceite de oliva y mantener un peso saludable

Si te apetece, puedes seguir leyendo:

II EDICIÓN DEL CARNAVAL DE NUTRICIÓN: MITOS NUTRICIONALES

Estándar

Imagen

“Esta entrada participa en la 2ª edición del Carnaval de Nutrición”, que en esta ocasión se celebra en el blog de Alimmenta

Es la primera vez que participo, por lo que estoy encantada estrenando blog con esta entrada y publicando, además, en el Día Mundial de la Alimentación. Este año, el tema elegido ha sido el de “Mitos nutricionales”. ¡Cuánto me alegra!, pues nos brinda a los dietistas-nutricionistas una oportunidad más para desmentir y aclarar infinidad de supuestas afirmaciones que han llegado a serlo por el mero hecho de la cansina y constante repetición. Además, una característica parecen tener en común: cuanto más ilógico y absurdo parece su contenido, más se afianza y propaga cual apocalíptica epidemia.

Precisamente por la interminable lista de mitos existentes en una sociedad que, a juzgar por los hechos, parece estar cada vez más desinformada en cuanto a nutrición se refiere, voy a centrarme en esta ocasión en aquellas “máximas” relacionadas con una sustancia imprescindible e inocua pero que en ocasiones parece adquirir el cariz de “el hombre del saco”: el AGUA.

“Donde hay agua, hay vida”, dicen. Sin embargo, ¿cuántas veces hemos escuchado decir, a veces incluso de boca de profesionales sanitarios, aquello de…?:

*Beber agua en las comidas engorda

A ver. Si el agua aporta 0 calorías, ¿cómo es posible que si ingiero 0 calorías acompañando una comida, sea cual sea, su poder calórico se multiplique y alcance valores insospechados?

Pongamos un ejemplo:

1 vaso de agua = 0 calorías

1 donut = 170 calorías

1 vaso de agua + 1 donut = 170 calorías

*El agua debe beberse 2 horas antes o después de las comidas

¿Por qué? Es cierto que hay personas susceptibles en las que una cantidad alta de agua puede dificultar la digestión o crear sensación de “pesadez”, pero si nos centramos en la generalidad, acompañar una comida con agua no provoca ningún daño irreparable. Aun así, sé de algunos que preferirían morir atragantados antes que ceder al sencillo gesto de alcanzar un vaso de agua.

*Beber mucha agua adelgaza

¡Qué curioso! El malvado trago de agua que se convierte en hipercalórico cuando lo acompañamos de alimentos sólidos, pasa a ser un potente quemador de calorías por arte de birlibirloque. Jekyll y Hyde encerrados en 2 átomos de hidrógeno y 1 de oxígeno.

Pues ni una cosa ni la otra. El agua ayuda a eliminar toxinas, cierto. Si tomamos 2 vasos antes de comer nos va a provocar sensación de saciedad, pues también. Y es innegable su participación en múltiples procesos metabólicos. No está mal para tan sencilla molécula.

*Sólo hay que beber cuando se tiene sed, que el cuerpo es sabio

Piiiiiiiiiiiiiii. Error. Cuando aparece la sensación de sed, en nuestro organismo ya se ha producido una pérdida de agua (deshidratación)

*Hay que beber 2 litros de agua al día

Es importantísimo reparar las pérdidas de líquidos que se producen en nuestro organismo, por supuesto, y que son variables de una persona a otra (orina, sudor, heces, respiración…), pero convendría saber también que la recuperación de líquidos no sólo procede del agua, sino que también los alimentos la aportan (frutas, por ejemplo) y las infusiones, zumos y refrescos que tomamos a lo largo del día se incluyen en el cómputo total de la ingesta de líquidos.

Es importante tener en cuenta que existen patologías en las que la cantidad de líquidos de la dieta debe controlarse y pautarse escrupulosamente, así que no hagamos caso del primer consejo que escuchemos de aquellas personas que no son profesionales de la nutrición y la dietética.

Podría seguir hablando horas sobre nutrición, una materia que no sólo es mi devoción y vocación, sino que afortunadamente se ha convertido en mi profesión, pero voy a echar un trago de agua, que empiezo a tener sed y dentro de dos horas tengo que comer.