Archivos Mensuales: noviembre 2012

Fármacos y Alimentos, ¿mezcla explosiva?

Estándar

Dejo el enlace a un artículo que trata sobre la interacción fármaco-nutriente. Son múltiples las interacciones existentes, casi tantas como fármacos, pero en este caso se centran en aquellos medicamentos empleados en patología cardiovascular; lógico teniendo en cuenta que se trata del blog de la Fundación Española del Corazón. Lástima que en el “Recuerda que…”  no hayan recordado mencionar la figura del dietista-nutricionista como uno de los profesionales sanitarios a los que consultar, más que nada porque se trata de interacciones ALIMENTO-medicamento.

En otra ocasión también hablamos de la interacción entre anticoagulantes y alimentos. Podéis recordarlo aquí.

“Expertos en” Ignorancia Nutricional

Estándar

Últimamente, muchos de los pacientes que vienen por primera vez a mi consulta me describen una situación que no por frecuente deja de ponerme los pelos de punta. Los pacientes a los que me refiero en este caso (aunque podría aplicarse a cualquiera) acuden con patologías digestivas y/o vasculares diagnosticadas recientemente. El médico especialista les entrega una hoja con la medicación que deben seguir. Cuando les preguntan al doctor (¿o debiera decir “oráculo”?) sobre la alimentación que deberían seguir, nos encontramos con varias opciones:

          A) El médico directamente, o el enfermero a petición del primero, imprimen lo que diga la primera entrada de google.

          B) El médico, que es un tipo listísimo y sabe de todo, recomienda tomar verdura, beber agua y evitar las grasas.

     C) Me han dicho, que hubo una ocasión en la que un médico reconoció que ésa no era su materia y que debía acudir a un nutricionista. Nunca más se supo de él.

Pero, ¿por qué no se considera habitual, frecuente y protoc0lario que el médico derive a un dietista-nutricionista para tratar la patología que sea desde el punto de vista de la alimentación? Vale, los D-N no están presentes en el Sistema Nacional de Salud, pero ello no excluye que se realice esa derivación, así como tampoco hay polideportivos en los hospitales y sí que se recomienda que se realice ejercicio físico. Claro, así no he podido evitar traer a colación este texto extraído de un libro escrito por algunos de mis antiguos profesores de Nutrición Humana y Dietética en la UCM. Se trata de Nutriguía: manual de nutrición clínica en atención primaria* que, a pesar de editarse por primera vez en el año 2000, su contenido sigue siendo tan actual como podéis leer:

“Una de las carencias más graves para combatir la ignorancia nutricional viene dada por la existencia de un número muy reducido de nutriólogos y dietistas poseedores de los conocimientos adecuados y de la habilidad y ocasión de transferirlos. Probablemente haya más periodistas y escritores que tratan temas de cocina y belleza que nutriólogos. Además, los primeros tienen muchas más posibilidades de contactar con el público.

Sin embargo, la nutrición es un tema tópico de conversación sobre el que cualquier persona media opina […].

La repercusión del tipo de dieta/estilo de vida en la salud es extremadamente compleja. Muchos destacados científicos han dedicado toda su carrera a profundizar en este tema, y, en general, cuantos más años han dedicado al estudio de la nutrición, más interrogantes y dudas se han planteado, llegando en general a establecer opiniones menos rígidas que las de las personas con conocimientos escasos.

Es necesario partir de la base de que la nutrición es una ciencia y que hay que estudiarla. Fiarse de las opiniones de un “experto” en función de sus cualidades como comunicador o por ser un personaje famoso es frecuente y comprensible, pero no se debería olvidar el tiempo que esa persona ha dedicado al estudio de la nutrición. ¿Basta leer un libro para ser experto en nutrición?, ¿un curso por correspondencia?, ¿2 ó 100 horas de estudio?, ¿basta con la propia experiencia?, ¿qué condiciones garantizan que una persona es realmente especialista en nutrición?

Con frecuencia, los problemas que exceden la competencia de un profesional son transferidos a otros, sin menoscabo de la persona que toma esta decisión. Algunos pacientes son enviados al neurólogo, traumatólogo, etc. No tiene por qué asumirse que la nutrición es algo básico y elemental que todo el mundo domina. Quizá los equipos multidisciplinares, tan útiles para cualquier paciente, deberían contar con un experto en nutrición con conocimientos reales en la materia.

Por otro lado, todo lo referente a la alimentación y la salud ha recibido muchísima atención a través de artículos de prensa, revistas y programas de televisión. Pero la información científica rigurosa es difícil de transmitir. De hecho, algunos periodistas honrados y bien intencionados han llegado a malinterpretar lo leído en un libro/declaración/informa de tal forma que acaban diciendo justo lo contrario en sus artículos, ya que no poseen unos conocimientos sólidos en el tema. Si a esto añadimos aquellos que se ganan la vida gracias a las noticias sensacionalistas, podíamos llegar a la conclusión de que nadie podía culpar al público por la confusión que siente”.

A la consulta de un dietista-nutricionista no se va sólo a perder peso. A la consulta de un D-N se va a ganar salud. Afortunadamente, mis pacientes hacen que me sienta orgullosa de mi profesión y dan sentido al esfuerzo diario por conseguir el reconocimiento que se merece.

*Nutriguía: manual de nutrición clínica en atención primaria. 
Ortega Anta, Rosa María; Requejo Marcos, Ana M. Ed Complutense, 2000.

Día Internacional de la Espina Bífida

Estándar

La espina bífida (“columna hendida”) se caracteriza por un desarrollo incompleto del cerebro, médula espinal o meninges. Es, por tanto, un defecto congénito del tubo neural, el cual se forma a principios del embarazo y se cierra el día 28 después de la concepción.

La causa exacta se desconoce, pero parece haber una influencia de factores genéticos, nutricionales y ambientales. Lo que sí está demostrado es que un déficit de ácido fólico en la dieta materna aumenta el riesgo de que se produzca.

¿Se puede, entonces, prevenir?

La ingesta adecuada de ácido fólico no asegura tener un bebé sano pero sí que supone una disminución importante del riesgo de que se produzcan defectos del tubo neural. Su consumo no debe asegurarse únicamente durante el embarazo, sino al menos un mes antes de la concepción. Muchas mujeres esperan la confirmación del embarazo para empezar a tomar suplementos de ácido fólico y/o llevar una dieta rica en esta vitamina, pero para entonces ya puede ser demasiado tarde.

Hay que tener en cuenta, también, que muchos fármacos interaccionan con el ácido fólico disminuyendo su absorción. Algunos de ellos son tan comunes como:

  • Antiácidos
  • AINEs
  • Hipolipemiantes
  • Anticonvulsivantes
  • Metotrexato
  • Antibióticos
  • Diuréticos
  • Antidiabéticos orales
  • Anticonceptivos orales. ¿No es frecuente que una mujer decida dejar de tomárselos y se quede embarazada? ¿Qué ocurre si además no ha cuidado su alimentación en los meses previos? ¿Acaso su médico/ginecólogo le ha advertido de ello? Otro ejemplo claro de la importancia del dietista-nutricionista en la Sanidad Pública, tanto en atención primaria como especializada.

Aquí podéis leer el resumen de un estudio que relaciona la alta concentración de ciertos aminoácidos en el líquido amniótico y su posible contribución en la etiología de la espina bífida.

Día Mundial de la Diabetes

Estándar

Este característico círculo azul que se utiliza para representar este día viene a significar la unidad de la comunidad mundial en respuesta a la epidemia de la diabetes (aquí).

Sobre la diabetes se puede escribir muchísimo, pero como el 2012 constituye el cuarto año de la campaña de cinco años sobre “Educación y prevención en la diabetes”, voy a centrarme en ello. Ya vendrán más entradas en las que seguiremos profundizando en esta patología.

Para que podamos valorar la importancia de la prevención y el manejo de la diabetes, lanzo a continuación una serie da datos que ponen la piel de gallina (leer más):

  1. 347 millones de personas en el mundo viven son diabéticas
  2. En 2004, 3.4 millones de personas murieron como consecuencia del exceso de glucosa en sangre
  3. Casi el 50% de las muertes por diabetes corresponden a menores de 70 años, de los que un 55% son mujeres
  4. Se prevé que las muertes por diabetes se dupliquen entre 2005 y 2030

CONSECUENCIAS

  • Enfermedades cardiovasculares: además, provocan el 50% de las muertes en diabéticos
  • Neuropatía: aumenta el riesgo de ulceraciones en extremidades y amputación
  • Retinopatía: que en muchos casos deriva en ceguera
  • Nefropatía: el 10-20% de los diabéticos muere por insuficiencia renal

PREVENCIÓN

Como no todo van a ser malas noticias, nosotros podemos hacer mucho por nuestra salud cuidando los hábitos y el estilo de vida.

Existen varios tipos de diabetes. Desgraciadamente, no todos se pueden prevenir ya que intervienen otro tipo de factores (como es el caso de la D.M. tipo 1), pero aun así, sí que podemos lograr un mejor control  de su evolución.

Teniendo en cuenta que entre los factores de riesgo de la D.M. tipo 2 se encuentra la obesidad, el sedentarismo o una alimentación inadecuada, sí podremos beneficiarnos de un cambio de hábitos y lograr la prevención en muchos de los casos.

¿Qué hacer, entonces?

  • Si eres fumador, intenta abandonar el hábito tabáquico
  • Mantén un peso saludable. ¡La obesidad es un factor de riesgo para desarrollar resistencia a la insulina!
  • Realiza algún tipo de actividad física. Qué menos que unos 30 minutitos al día a cambio de un sinfín de beneficios.
  • La alimentación es IMPRESCINDIBLE:

                    -Aumenta la ingesta de frutas y verduras

                    -¡No se olvide de comer legumbres!

                    -Disminuya la ingesta de grasas saturadas y colesterol

                    -Aumente la ingesta de fibra

                    -No abuse de los dulces ni de la sal

                    -Disminuya el consumo de alcohol

                    -Aunque no apetezca tanto como en verano, ¡acuérdese de beber!

EN MATERIA DE ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN, EL DIETISTA-NUTRICIONISTA ES EL PROFESIONAL SANITARIO QUE MEJOR PUEDE AYUDARLE.

¡HOY ES UN BUEN DÍA PARA EMPEZAR A CUIDARSE!

Día Mundial contra la Neumonía

Estándar

La neumonía es una inflamación del pulmón, causada generalmente por una infección (bacteriana, vírica o fúngica), en el que existe una condensación originada por la ocupación de los espacios alveolares con exudado. Los grupos de población con mayor riesgo son las personas de edad avanzada, alcohólicos, pacientes recién operados, personas con enfermedades respiratorias u otras infecciones y, sobre todo, las personas con el sistema inmunitario debilitado.

ESTADO NUTRICIONAL Y MORTALIDAD  (Leer más)

La desnutrición es un factor predictivo de mortalidad en la neumonía. Además, muchos factores nutricionales influyen en el pronóstico de la misma:

  • Los déficits de leptina, folato y zinc se asocian a un peor pronóstico
  • La composición de los ácidos grasos libres también se relaciona con el riesgo de neumonía
  • La desnutrición preoperatoria incrementa el riesgo de desarrollar neumonía en pacientes quirúrgicos

Una herramienta tan sencilla como la Evaluación Global Subjetiva al ingreso del paciente, sería de gran utilidad para detectar estados de desnutrición y poder actuar en consecuencia. Aunque claro, como la sanidad pública no cuenta con dietistas-nutricionistas, tendremos que seguir padeciendo y corriendo riesgos que serían totalmente evitables.

SOPORTE NUTRICIONAL (Leer más)

Un soporte nutricional adecuado permite un mejor intercambio gaseoso, lo que supone una mejoría clínica y una recuperación más temprana.

La desnutrición no sólo aumenta la incidencia de neumonía, fallo respiratorio y síndrome de distress respiratorio, además de lo comentado anteriormente, sino que también afecta a la función pulmonar, la capacidad ventilatoria y el deterioro de la función inmune.

La inmunonutrición reduce los requerimientos de ventilación mecánica y disminuye la estancia hospitalaria.

Se recomienda mantener un balance nitrogenado neutro o positivo y evitar sobrealimentar al paciente. Una nutrición con un alto contenido lipídico y baja en hidratos de carbono proporciona un beneficio en los pacientes con fallo respiratorio que requieren soporte ventilatorio. Es importante también administrar omega-3.

RECOMENDACIONES GENERALES DE ALIMENTACIÓN

  • Beber mucha agua para diluir mucosidades y expulsarlas más fácilmente
  • Aumentar la ingesta de vitamina C 
  • Tomar más frutas y verduras
  • Incluir en nuestra dieta alimentos con omega-3
  • Los prebióticos, probióticos y simbióticos nos ayudarán a reforzar nuestras defensas

 

El tratamiento de la preeclampsia, un poquito más cerca

Estándar

La preeclamsia constituye un estado de hipertensión gestacional asociado a proteinuria y edemas, normalmente en el 2º y 3º mes de embarazo, que supone una situación peligrosa para la madre y complicaciones para el feto. De hecho, el único tratamiento efectivo para frenar su evolución es dar a luz al bebé.

Entre las posibles causas se encuentran trastornos autoinmunes, problemas vasculares, alimentación y genética. La causa exacta se desconoce……o desconocía, porque la culpabilidad parece residir en sustancias liberadas por la placenta que actúan sobre los vasos sanguíneos de la madre y el feto.

El descubrimiento de niveles elevados de la proteína endoglina soluble ha llevado a REDinREN, CSIC y CIBERER a investigar con más detalle el proceso. El estudio ha sido publicado en la revista Circulation (aquí).

Los profesores Carmelo Bernabéu y José Miguel López-Novoa parecen haber encontrado también una relación entre niveles altos de oxiesteroles (colesterol oxidado) y la liberación de endoglina soluble.

Aquí no acaba la cosa. Plantean también una posibilidad terapéutica, administrando un péptido que inhibe la actividad de la enzima que activa la liberación de la endoglina, la metaloproteinasa 14 (MMP-14). Y encima, patentado por el CSIC y la Universidad de Salamanca.

Y CON RESPECTO A LA ALIMENTACIÓN, ¿QUÉ HAY QUE TENER EN CUENTA?

Toda mujer embarazada debería acudir al dietista-nutricionista, de la misma manera que acude a la consulta del ginecólogo, para cuidar su alimentación en esta etapa tan importante de su vida pues de ello dependerá también el estado de su bebé. Si, además, existen complicaciones como la preeclampsia, con más motivo.

En la preeclampsia debemos:

  • Restringir la ingesta de sodio
  • Mantener una correcta hidratación
  • Correctos hábitos alimentarios y de estilo de vida
  • Controlar el aumento de peso
  • No olvidarnos de ciertas vitaminas antioxidantes y minerales (calcio, magnesio)

Enfermedad celíaca, no sólo es cuestión de gluten

Estándar

Sabemos que la Enfermedad Celíaca (EC) es una enfermedad autoinmune caracterizada por la inflamación crónica  del intestino delgado, causada por la exposición a la gliadina, componente del gluten, presente en cereales como el trigo, la cebada, el centeno, triticale, kamut, espelta y avena. Pero ¿podemos señalar como único culpable al gluten?

Aquí podéis leer un artículo que detalla el papel que ejercen otros factores en el desarrollo de la EC, ya sean factores genéticos, dietéticos, infecciosos y/o la composición de la microbiota intestinal.

Podemos comprobar, pues, la importancia de la alimentación desde el nacimiento, puesto que, por ejemplo, la exposición prematura al gluten puede condicionar el riesgo de desarrollar EC en sujetos predispuestos. Aún hoy podemos escuchar diferentes recomendaciones acerca del momento adecuado para la inclusión del gluten en la dieta.

En lo que no parece haber duda es en el papel protector de la lactancia materna, pudiendo beneficiar incluso en la inducción de tolerancia.

Si te interesa, puedes leer:

     –La lactancia materna protege contra la enfermedad celíaca

     –Práctica clínica: enfermedad celíaca