Archivo de la categoría: Alimentos y Bebidas

Lo que se le cae a la mujer en la época de la berenjena

Estándar

La melena. Eso es lo que se le cae. Solo eso. Y al hombre también, por cierto. Así que, al loro. Desde agosto y hasta final de año, la peluca del desagüe es vuestra, no le echéis la culpa al que se os adelantó en la ducha.

berenjenaAunque podemos encontrar berenjenas durante todo el año, éstas soportan mejor el calor, mostrando una mayor sensibilidad al frío.

Para aquellos que buscan cualquier excusa para exiliar la verdura de su plato, hay que decir, por evidente que resulte, que la caída del pelo no va ligada al consumo de berenjena, ni mucho menos, sino que coincide con el, para algunos, tan temido otoño.

En la pérdida de cabello se encuentran implicados factores como el estrés, ciertas patologías y alteraciones hormonales y estados carenciales en nuestra alimentación, entre otros. Por tanto, en el caso de ciertos déficits nutricionales, conseguir corregirlos con una alimentación adecuada ayudará a que la pérdida de cabello disminuya, lo cual no significa que tomar tal o cual nutriente suponga un aumento de cantidad y volumen de nuestra cabellera si no existe esa deficiencia. Tanto es así, que si verdaderamente existiera una vitamina/mineral/sustancia-del-tipo-que-sea con esos efectos, yo luciría una melena que sería la envidia de la Pantoja.

Nutricionalmente cabe destacar que se trata de una solanácea de escaso aporte calórico, siendo el agua su componente mayoritario. En cuanto a su contenido vitamínico-mineral, los más abundantes serían el ácido fólico, la vitamina C y el potasio. Su amargo sabor se debe a los antioxidantes que posee.

 

Para leer más:

Guía práctica de hortalizas y verduras

Anuncios

Bocadillo silvestre

Estándar

Ése es el nombre con el que bauticé mi obra para un concurso de bocadillos saludables que organizaba el Instituto Flora hace un par de meses. La idea del Proyecto Optimus es conseguir que nuestra alimentación presente un perfil nutricional óptimo, y los bocadillos también pueden contribuir a ello si elegimos los ingredientes adecuados.

Hoy ha salido publicado el ganador. No he sido yo, aunque aprovecho para felicitar a la cocinera del bocadillo seleccionado. Eso sí, si os apetece, os animo a probar el mío porque…….está exquisito. Qué se le va a hacer, siendo extremeña no pueden faltar los ibéricos.

Bocadillo Silvestre

Bocadillo Silvestre

Bocadillo silvestre

Ingredientes:

-80 g de pan (a mí la chapata me pierde, pero para gustos…. los colores)

-1 huevo

-50 g de setas

-30 g de espárragos trigueros

-20 g de jamón ibérico

-15 g Flora pro-activ (requisito indispensable era que uno de los ingredientes fuera alguna de las margarinas de la marca en cuestión)

Elaboración:

-Untar el pan con un poco de margarina. El resto, la reservaremos para cocinar.

-Lava y cortar en filetes finos las setas.

-Derretir el resto de la margarina en una sartén y saltear ligeramente las setas. Batir el huevo y cuajar una tortilla.

-En una plancha caliente, hacer los espárragos. Si fuera necesario, añadir unas gotas de aceite de oliva virgen extra.

-Sobre el pan, montar la tortilla, los espárragos y, por último, el jamón ibérico.

-Y ahora, ¡a disfrutar de este manjar!

Podéis ver y degustar el resto de bocatas participantes pinchando aquí.

NO, NO Y NO. El consumo de Leche NO aumenta la producción de Mocos

Estándar

Hoy toca tratar otro mito alimentario. Parece mentira que un alimento tan básico como la leche esté rodeado de tantísima polémica. Tanto aquellos que defienden su consumo como los que reniegan de su existencia, tienen infinidad de excusas, causas y explicaciones para hacerlo. Sería tan extenso hablar de todas ellas que hoy voy a centrarme en una cuestión que me pone los pelos de punta….. o de mala leche, que pega más.

Hace un mes acudí a unas Jornadas de Fibrosis Quística. Estaba orientada a fisioterapeutas y nutricionistas y me resultó terroríficamente curioso que entre los primeros estuviera tan extendida la creencia de que la ingesta de leche aumenta la producción de mucosidad. Es más, varios de ellos preguntaron con total naturalidad y dando por sentado (¡oh, dios mío!) el porqué de este hecho. Y no acaba ahí la cosa; resulta que reconocían recomendar a sus pacientes con fibrosis quística que evitaran el consumo de lácteos o, al menos, lo disminuyeran.

AAAAAAHHHHHH!!!!

 

No hace falta que cuente la reacción de los D-N allí reunidos……

Vayamos por partes.

En primer lugar, ¿por qué un fisioterapeuta da recomendaciones sobre alimentación y nutrición? A diario trabajo en un equipo multidisciplinar en el que, por supuesto, hay fisioterapeutas. Cada uno conoce perfectamente las funciones del otro y trabajamos juntos para complementarnos y mejorar la calidad asistencial, pero no para solaparnos y meternos en terrenos que desconocemos.

En segundo lugar, ¿de dónde se saca tantísima gente la afirmación y convencimiento de que los lácteos aumentan la mucosidad? A día de hoy, ningún estudio considerado fiable y significativo ha podido demostrar tal relación. ¿Por qué, entonces, en lugar de acudir a fuentes de información serias, nos creemos lo primero que leemos en foros, la cola del supermercado, revistas y páginas webs de dudosa credibilidad?

En tercer lugar, éste es otro ejemplo claro del profundo desconocimiento existente en torno a la nutrición, incluso entre otros profesionales sanitarios, a pesar de ser una materia de la que todo el mundo opina y cree tener conocimiento absoluto.

La conclusión la dejo de manos del Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN):

La poca bibliografía y los datos encontrados al respecto conducen a concluir que no existe relación entre el consumo de lácteos y la producción de mucosidad, siendo por lo tanto una creencia no justificada mediante pruebas científicas.

También podéis leer este artículo