Archivo de la categoría: Dietista-Nutricionista

Los dietistas-nutricionistas……¡SÍ, son SANITARIOS!

Estándar

Tras un tiempo de ausencia (el trabajo acumulado es el culpable) vuelvo a guardar cobijo entre estas cuatro paredes. Y vuelvo guerrera. Bueno, quizá ese espíritu luchador jamás me abandonó. Voy al lío.

Los dietistas-nutricionistas ya estamos acostumbrados, por desgracia, a escuchar todo tipo de barbaridades acerca de nuestra profesión. Sin embargo, eso no nos hace caer en la pereza y desgana del “dejarlo correr”, sino que, más si cabe, nos hace defender nuestro trabajo y dignificar una profesión SANITARIA legalmente reconocida como es la nuestra. Y al hilo de esto va la entrada de hoy.

“Formación práctica en aspectos éticos y médico-legales para profesionales sanitarios de atención primaria”.

Éste es el título del curso que realicé hace poco más de un mes. Así, a priori, uno puede pensar: “pues vaya rollo, tiene pinta de ser espesito”.

Vale, nadie dijo que fuera algo ameno e interesante, pero también es cierto que, como sanitaria, considero apropiado (e, incluso, un deber) intentar formarse en los temas que más nos gustan y en aquellos que nos gustan menos…..pero no por ello resultan menos útiles.

Decía que, como sanitaria … Pues bien. Aquí reside el motivo principal de la entrada.

El curso en cuestión comienza. Así, a las 16:00 h de la tarde (horario bueno donde los haya) y, a los 20 minutos, ya empieza a estropearse el asunto.

Primer tema a explicar: LEY DE ORDENACIÓN DE LAS PROFESIONES SANITARIAS (Ley 44/2003)

M.C.B (Iba a escribir su nombre al completo, pero como el propósito de la entrada no es desprestigiar a este señor, sino denunciar una situación tan penosamente corriente, usaré sus iniciales) pregunta a los allí presentes cuáles son las profesiones que se consideran sanitarias. Por supuesto, todos, al unísono, responden: médicos y enfermeros. Algún “atrevido” nombra a los fisioterapeutas y podólogos. Silencio.

-Dietista-Nutricionista – añado.

-¿Dietista-Nutricionista? “Eso” es formación profesional, no titulación universitaria.

-Perdóneme, pero “eso” a lo que usted se refiere es un profesional sanitario, y conozco las leyes que atañen a mi profesión. Y sí, es una titulación universitaria.

-Pero “eso” será una “sub-rama” de “algo”… – me encanta el vocabulario utilizado; tan indefinido….

-No es ninguna sub-rama. Es título propio – la pierna en modo tembleque; vano intento por controlar la indignación

-¿Dónde se estudia? No en la facultad de Medicina

-Pues se estudia en la universidad. Y sí, en la facultad de Medicina es donde lo hice. A no ser que haya sufrido una abducción durante tres años de mi vida, aunque con esta conversación que estamos manteniendo, una ya duda de todo.

-Bueno, pasemos a la siguiente ley.

-¿Cómo? Por favor, consulten la ley esta noche en sus casas. Ya, que cada uno saque sus propias conclusiones – les sugiero a los asistentes. Aunque, claro – prosigo- no me extraña que la Sanidad esté como está…. ¡Ah!, y también quería comentar algo más. Todo lo que sé de Deontología lo aprendí en la Diplomatura de Nutrición Humana y Dietética, ahora Grado, en la que contábamos con una asignatura cuatrimestral en la que se abordaba este tema. La formación en esta materia que recibí en Enfermería se ciñó a un tema en una asignatura, porque en la que realmente teníamos que abordarla, el profesor se pasó el curso hablando de política. Y sí, estudié Enfermería en la Universidad de Extremadura, de la que tú eres coordinador de no sé cuantísimas asignaturas.

Por supuesto, ese día llegué encolerizada, una vez más, a casa. Y, por supuesto, al día siguiente, no hubo ninguna aclaración ni disculpa al respecto.

¿Por qué escribo esta entrada?

Seguramente, uno de los motivos sea desahogarme. Pero si al menos consigo que una sola persona de las que lea este post “descubra” que la figura del D-N es la de un profesional sanitario legalmente reconocido, habrá merecido la pena. Y digo legalmente porque está visto que en nuestra sociedad, e incluso dentro del mismísimo ámbito sanitario, la generalidad sigue creyendo que la opinión del médico está por encima de la de cualquier otro sanitario (sin importar especialidad, formación….qué más da!!!), que al nutricionista sólo se va a adelgazar y que el endocrino es el “experto” en nutrición.

P.D.: Agrego una “anécdota” que me ocurrió hace unos días en consulta. Un claro ejemplo muy a colación de esta estrada. Una paciente, con hipocalcemia tras una tiroidectomía realizada hace tres años, en tratamiento y seguimiento por endocrino y médico de cabecera, me comenta que, éste último, le ha dicho que un dietista-nutricionista no está “capacitado” para su tratamiento dietético. ¿Dónde ha quedado la imagen idílica de equipo multidisciplinar con el que tanto se les llena la boca a algunos?

Me ataco.

Anuncios

¿Sabemos lo que comemos?

Estándar

¿Sabemos lo que comemos¿

 

 

Si te interesa conocer las características de una alimentación saludable, cómo influye lo que comemos en nuestra salud, los peligros de seguir dietas desequilibradas y aprender a interpretar el etiquetado……… ¡te esperamos el 27 de febrero en el Ateneo de Badajoz!. La entrada es GRATUITA.

No pierdas la oportunidad de aprender a comer con cabeza y resolver todas aquellas dudas acerca de la alimentación, desterrando los mitos tan frecuentes en torno a la misma.

 

¿TE LO VAS A PERDER?

 

NO, NO Y NO. El consumo de Leche NO aumenta la producción de Mocos

Estándar

Hoy toca tratar otro mito alimentario. Parece mentira que un alimento tan básico como la leche esté rodeado de tantísima polémica. Tanto aquellos que defienden su consumo como los que reniegan de su existencia, tienen infinidad de excusas, causas y explicaciones para hacerlo. Sería tan extenso hablar de todas ellas que hoy voy a centrarme en una cuestión que me pone los pelos de punta….. o de mala leche, que pega más.

Hace un mes acudí a unas Jornadas de Fibrosis Quística. Estaba orientada a fisioterapeutas y nutricionistas y me resultó terroríficamente curioso que entre los primeros estuviera tan extendida la creencia de que la ingesta de leche aumenta la producción de mucosidad. Es más, varios de ellos preguntaron con total naturalidad y dando por sentado (¡oh, dios mío!) el porqué de este hecho. Y no acaba ahí la cosa; resulta que reconocían recomendar a sus pacientes con fibrosis quística que evitaran el consumo de lácteos o, al menos, lo disminuyeran.

AAAAAAHHHHHH!!!!

 

No hace falta que cuente la reacción de los D-N allí reunidos……

Vayamos por partes.

En primer lugar, ¿por qué un fisioterapeuta da recomendaciones sobre alimentación y nutrición? A diario trabajo en un equipo multidisciplinar en el que, por supuesto, hay fisioterapeutas. Cada uno conoce perfectamente las funciones del otro y trabajamos juntos para complementarnos y mejorar la calidad asistencial, pero no para solaparnos y meternos en terrenos que desconocemos.

En segundo lugar, ¿de dónde se saca tantísima gente la afirmación y convencimiento de que los lácteos aumentan la mucosidad? A día de hoy, ningún estudio considerado fiable y significativo ha podido demostrar tal relación. ¿Por qué, entonces, en lugar de acudir a fuentes de información serias, nos creemos lo primero que leemos en foros, la cola del supermercado, revistas y páginas webs de dudosa credibilidad?

En tercer lugar, éste es otro ejemplo claro del profundo desconocimiento existente en torno a la nutrición, incluso entre otros profesionales sanitarios, a pesar de ser una materia de la que todo el mundo opina y cree tener conocimiento absoluto.

La conclusión la dejo de manos del Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN):

La poca bibliografía y los datos encontrados al respecto conducen a concluir que no existe relación entre el consumo de lácteos y la producción de mucosidad, siendo por lo tanto una creencia no justificada mediante pruebas científicas.

También podéis leer este artículo

Navidades Saludables

Estándar

El mes de Diciembre se convierte, cada año, en un mes de celebraciones, reuniones familiares, compromisos laborales, viajes y eventos que suelen realizarse alrededor de la mesa. La comida es un placer, por ello debemos aprovechar estas ocasiones para disfrutar de manera saludable y no caer en excesos, transgresiones dietéticas y malos hábitos que, con frecuencia, se mantendrán después de estas fechas señaladas y traerán el consecuente aumento de peso y otras repercusiones negativas para nuestra salud.

Las fiestas navideñas deben celebrarse teniendo en cuenta algunos aspectos, para disfrutarlas antes, durante y después de las mismas. Eso no significa que nos olvidemos de las comidas, postres y dulces típicos de estas fechas, sino que su consumo se realice de manera adecuada.

Algunos trucos que pueden resultarnos útiles:

– No excederse en las compras. Los días clave son tres: Nochebuena, Navidad y Nochevieja. ¿Por qué llenamos la despensa de carnes, mariscos, turrones o polvorones, como si la Navidad durara un mes?

– Una vez llegado el momento de planificar – preparar las comidas:

  • Para los entrantes, los vegetales son una estupenda opción a considerar. Ricas ensaladas, coloridos crudités y apetecibles sopas nos permitirán llegar al plato principal con menos apetito y una buena dosis de vitaminas y minerales.

  • Para evitar excedernos en el picoteo, lo mejor será servirnos en un plato aquello que vayamos a comer. Así, seremos más conscientes de la cantidad de alimentos que vamos a ingerir.

  • Si lo que vamos a preparar son carnes, optar por aquellas menos grasas (aves) o por las partes más magras.

Los pescados, azules o blancos, son también una buena elección.

  • Técnicas culinarias:

Utilizar especias en lugar de abusar de la sal.

Evitar el exceso de grasas. Mejor asados, vapor, plancha o papillote

Como guarnición, los vegetales siempre tienen cabida

  • Los postres a base de frutas nos ayudarán a sentirnos menos pesados, aportando dulzor: macedonias, flan de frutas, batidos, licuados….

– ¿Se pueden tomar turrones, polvorones, mazapanes y demás dulces típicos de estas fechas? Por supuesto que SÍ. No existen alimentos prohibidos. Lo que no se debe es abusar de ellos. Su consumo moderado es totalmente compatible con una alimentación saludable.

Además, son muchas las variedades que existen. Leer el etiquetado y conocer su significado nos ayudará a optar por aquellos menos calóricos y con menos contenido en grasas saturadas.

– El consumo de alcohol también aumenta. Ya sabemos que aporta calorías vacías, por lo que debemos hacer una ingesta moderada, no más de 2 copas y siempre durante las comidas.

– Evitar ayunos prolongados con la idea de “compensar” los excesos del resto del día. Lo único que conseguiremos será llegar a la siguiente comida con más hambre y/o picotear entre horas. Es preferible realizar tomas ligeras.

– Aumentar la práctica de ejercicio físico. Si sabemos que vamos a ingerir más calorías de las que quemamos, ¿por qué no realizar algo más de ejercicio?

De nada sirven los reproches y las culpas post-navideñas. Disfrutemos de estas fechas en familia y alrededor de una mesa saludable. El dietista-nutricionista es el profesional sanitario que puede ayudarte a conseguirlo.

Documentos de apoyo a la figura del dietista-nutricionista

Estándar

La EFAD (Federación Europea de Asociaciones de Dietistas) ha elaborado una serie de documentos de apoyo a la figura del dietista-nutricionista.

En ellos “se justifica claramente la necesidad de incluir al D-N en el Sistema Nacional de Salud para dar cobertura a las necesidades de la población”, como bien dice Manuel Moñino, vicepresidente de AEDN y presidente del Colegio de D-N de las Islas Baleares (CODNIB). “Creo que junto con los que ya tenemos, pueden ser argumentos contundentes. Asimismo, pueden servir de apoyo para los dietistas liberales que presenten proyectos a empresas y corporaciones, dándoles un soporte más amplio”, añade.

Documento de posición sobre el papel del dietista en la prevención y el control de la Diabetes Gestacional y de tipo 2:
www.aedn.es/resources/7f3131751b07c6cDietista_Prevencion_Manejo%20_Diabetes_ES.pdf

Documento de posición sobre el papel del dietista en la prevención y el manejo de la Malnutrición en adultos:
www.aedn.es/resources/ea35912db9ed9f7EFAD_dietista_malnutricion%20_adultos_ES.pdf

Documento de posición sobre el papel del dietista en la prevención y manejo de las enfermedades relacionadas con la Nutrición en las Personal Mayores:
www.aedn.es/resources/a466a7e6f708f44Dietista_prevencion_manejo_enfermedades_nutricion_de_mayores_ES.pdf

Documento de posición sobre el papel del dietista en el manejo de la Obesidad:
www.aedn.es/resources/2339ecc7229dc2eEFAD_dietista_obesidad_ES.pdf