Archivo de la categoría: Patología Respiratoria

NO, NO Y NO. El consumo de Leche NO aumenta la producción de Mocos

Estándar

Hoy toca tratar otro mito alimentario. Parece mentira que un alimento tan básico como la leche esté rodeado de tantísima polémica. Tanto aquellos que defienden su consumo como los que reniegan de su existencia, tienen infinidad de excusas, causas y explicaciones para hacerlo. Sería tan extenso hablar de todas ellas que hoy voy a centrarme en una cuestión que me pone los pelos de punta….. o de mala leche, que pega más.

Hace un mes acudí a unas Jornadas de Fibrosis Quística. Estaba orientada a fisioterapeutas y nutricionistas y me resultó terroríficamente curioso que entre los primeros estuviera tan extendida la creencia de que la ingesta de leche aumenta la producción de mucosidad. Es más, varios de ellos preguntaron con total naturalidad y dando por sentado (¡oh, dios mío!) el porqué de este hecho. Y no acaba ahí la cosa; resulta que reconocían recomendar a sus pacientes con fibrosis quística que evitaran el consumo de lácteos o, al menos, lo disminuyeran.

AAAAAAHHHHHH!!!!

 

No hace falta que cuente la reacción de los D-N allí reunidos……

Vayamos por partes.

En primer lugar, ¿por qué un fisioterapeuta da recomendaciones sobre alimentación y nutrición? A diario trabajo en un equipo multidisciplinar en el que, por supuesto, hay fisioterapeutas. Cada uno conoce perfectamente las funciones del otro y trabajamos juntos para complementarnos y mejorar la calidad asistencial, pero no para solaparnos y meternos en terrenos que desconocemos.

En segundo lugar, ¿de dónde se saca tantísima gente la afirmación y convencimiento de que los lácteos aumentan la mucosidad? A día de hoy, ningún estudio considerado fiable y significativo ha podido demostrar tal relación. ¿Por qué, entonces, en lugar de acudir a fuentes de información serias, nos creemos lo primero que leemos en foros, la cola del supermercado, revistas y páginas webs de dudosa credibilidad?

En tercer lugar, éste es otro ejemplo claro del profundo desconocimiento existente en torno a la nutrición, incluso entre otros profesionales sanitarios, a pesar de ser una materia de la que todo el mundo opina y cree tener conocimiento absoluto.

La conclusión la dejo de manos del Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN):

La poca bibliografía y los datos encontrados al respecto conducen a concluir que no existe relación entre el consumo de lácteos y la producción de mucosidad, siendo por lo tanto una creencia no justificada mediante pruebas científicas.

También podéis leer este artículo

Anuncios

Día Mundial contra la Neumonía

Estándar

La neumonía es una inflamación del pulmón, causada generalmente por una infección (bacteriana, vírica o fúngica), en el que existe una condensación originada por la ocupación de los espacios alveolares con exudado. Los grupos de población con mayor riesgo son las personas de edad avanzada, alcohólicos, pacientes recién operados, personas con enfermedades respiratorias u otras infecciones y, sobre todo, las personas con el sistema inmunitario debilitado.

ESTADO NUTRICIONAL Y MORTALIDAD  (Leer más)

La desnutrición es un factor predictivo de mortalidad en la neumonía. Además, muchos factores nutricionales influyen en el pronóstico de la misma:

  • Los déficits de leptina, folato y zinc se asocian a un peor pronóstico
  • La composición de los ácidos grasos libres también se relaciona con el riesgo de neumonía
  • La desnutrición preoperatoria incrementa el riesgo de desarrollar neumonía en pacientes quirúrgicos

Una herramienta tan sencilla como la Evaluación Global Subjetiva al ingreso del paciente, sería de gran utilidad para detectar estados de desnutrición y poder actuar en consecuencia. Aunque claro, como la sanidad pública no cuenta con dietistas-nutricionistas, tendremos que seguir padeciendo y corriendo riesgos que serían totalmente evitables.

SOPORTE NUTRICIONAL (Leer más)

Un soporte nutricional adecuado permite un mejor intercambio gaseoso, lo que supone una mejoría clínica y una recuperación más temprana.

La desnutrición no sólo aumenta la incidencia de neumonía, fallo respiratorio y síndrome de distress respiratorio, además de lo comentado anteriormente, sino que también afecta a la función pulmonar, la capacidad ventilatoria y el deterioro de la función inmune.

La inmunonutrición reduce los requerimientos de ventilación mecánica y disminuye la estancia hospitalaria.

Se recomienda mantener un balance nitrogenado neutro o positivo y evitar sobrealimentar al paciente. Una nutrición con un alto contenido lipídico y baja en hidratos de carbono proporciona un beneficio en los pacientes con fallo respiratorio que requieren soporte ventilatorio. Es importante también administrar omega-3.

RECOMENDACIONES GENERALES DE ALIMENTACIÓN

  • Beber mucha agua para diluir mucosidades y expulsarlas más fácilmente
  • Aumentar la ingesta de vitamina C 
  • Tomar más frutas y verduras
  • Incluir en nuestra dieta alimentos con omega-3
  • Los prebióticos, probióticos y simbióticos nos ayudarán a reforzar nuestras defensas